La metedura de pata de Saray durante la final de ‘MasterChef 8’ que va a costarle 100.000 euros

Si anoche fuiste una de las personas que vio la final de Masterchef 8, puede que te dieras cuenta de que la polémica concursante Saray Carrillo, expulsada semanas atrás tras presentar al jurado un plato con una perdiz cruda y sin desplumar, apareció junto al resto de los aspirantes. Posteriormente no copó ni un solo momento de protagonismo.

Esto ocurrió después de que semanas atrás, en el programa que ofreció la prueba de repesca, la cordobesa pidiera disculpas por su actitud y limara asperezas con el jurado del concurso.

Entonces, ¿por qué apenas se vio a Saray, y no estaba ni siquiera en los momentos finales, cuando se dio a conocer a la ganadora? Pues puede que el programa editase la grabación para “borrar” su presencia… después de que la polémica concursante supuestamente filtrara el resultado de la final del concurso.

El pasado 25 de junio, la cordobesa subió una imagen en una de sus “stories” en la que aparecía la clasificación de los finalistas del programa emitido anoche. En dicha imagen, exponía que la ganadora sería Ana, seguida de Andy, Iván, Alberto y Luna.

Al darse cuenta de la repercusión de la Story, la borró enseguida. Pero muchos usuarios ya habían hecho captura de la imagen:

La polémica imagen la compartió el mismo día en que se grabó la final emitida anoche. Después de esto, su cuenta en Twitter asociada a MasterChef fue eliminada, como ha explicado la propia Saray en otro perfil que ha creado usando el nombre del concurso.

Finalmente, se ha comprobado que la lista que publicó era calcada a lo que realmente se vio anoche. Por eso, su “spoiler” fue tan comentado o más que el propio resultado del concurso en las redes sociales, convirtiéndose en trending topic y generando cantidad de memes:

Hay que mencionar que José María, otro de los concursantes de esta edición, explicó en una entrevista tras su salida que el ganador nunca se conoce antes, pese a grabarse con días de antelación a la emisión. Resulta que “una cláusula de 100.000 euros es el mejor de los motivos. No me la voy a jugar. Es difícil saber quién ha ganado y no poderlo decir. No lo sabe ni mi pareja”.

Si Saray firmó el mismo contrato que sus compañeros, los servicios jurídicos de la productora de Masterchef podrían reclamarle una indemnización estratosférica.

La cordobesa ha sido una de las concursantes más polémicas de toda la historia del programa. Después de su sonrojante expulsión, no dudó en cargar públicamente contra los jueces y sus compañeros, además de revelar secretos del proceso de selección.

Llegó a asegurar que ella no se presentó, sino que se pusieron en contacto con ella a través de las redes sociales para entrar. Shine Iberia, la productora de Masterchef, salió al paso de tal acusación publicando una foto de ella en el casting de Sevilla.

Y tú, ¿qué opinas?


Deja un comentario