«La maté de 68 puñaladas. No sé por qué»: La espeluznante confesión del crimen de Míriam en Meco

oferta【HUMOR VIRAL】

La mate de 68 punaladas No se por que La【HUMOR VIRAL】

Se ha producido un giro inesperado y radical, tres años después, en el caso del crimen de Míriam. Un preso toxicómano llamado Alberto B. L. de 29 años, ha confesado ser el autor material del asesinato de Míriam Pulido el pasado 16 de enero de 2019 en Meco (Madrid). Hasta ahora, todas las sospechas habían apuntado a Sergio, compañero de piso de la víctima y novio de su mejor amiga.

«No sabes lo que he hecho. No tenéis ni idea. Te dije una vez que no podía dormir por las noches. La maté, no sé por qué. Lo hice. Esta es mi condena y no sé por qué estoy tan enfermo. Ahora debes ir a la Policía. La maté. 68 puñaladas». Esta es parte de la confesión de Alberto B. L., el nuevo investigado por el crimen de Míriam, un delincuente alcohólico y toxicómano que habría confesado el crimen a sus terapeutas.

Alberto envió a uno de los profesionales que le había tratado en Remar, en San Martín de la Vega, cuatro WhatsApp el 29 de diciembre de 2020. El diario ABC ha desvelado los mensajes en los que esta persona confiesa ser el causante del asesinato.

“La maté, no sé por qué, lo hice, esta es mi condena, no sé por qué estoy tan enfermo. No puedo más, este tormento no me deja dormir. La maté, 68 puñaladas, no sé por qué lo hice”, aseguró en su confesión dando información muy concreta de los hechos sucedidos. “¿Quieres hacer algo bueno por mi? Nunca duermo, nunca sé por qué, pero me voy a comer todo. Llama a la Policía. Mira el nombre: Míriam Vallejo”.

El preso habría confesado después de que conociera a Sergio en el módulo de ingreso de Alcalá-Meco. Los dos hicieron buenas migas al ser del mismo pueblo, Azuqueca, y eso llevó al intercambio de confesiones. Sergio le contó a Alberto que le acusaban del asesinato de Míriam y que se estaba “comiendo el marrón” injustamente. Y según cuenta Alberto, ese fue el momento en el que le asaltó el sentimiento de culpa dado que el autor real del crimen, era él.

La Guardia Civil tiene dudas sobre la veracidad de la confesión, ya que no hay constancia de que Sergio y Alberto coincidieran en prisión como él manifiesta. Además de desconfiar por la tardanza en su confesión. La jueza de instrucción ha ordenado realizar una prueba de ADN para contrastarla con los restos hallados en el cuerpo de la víctima, y la investigación se encuentra en espera de los resultados.

oferta【HUMOR VIRAL】

Deja un comentario