Estupefacción por lo que le ocurrió en pleno directo a un periodista de La Sexta en la playa de La Concha

La crisis del coronavirus ha dejado algunas conexiones en directo para le recuerdo. Estuvo por ejemplo aquella ocasión en la que un reportero del programa de Telecinco Sálvame tuvo problemas para seguir hablando en directo. Cuando se encontraba informando desde Córdoba, una mujer se le acercó para salir en cámara, rompiendo la distancia de seguridad contra el coronavirus.

Otras veces fueron los periodistas los que metieron la pata, como ocurrió en Cuatro Al Día, el programa que conduce Joaquín Prat. Cuando el programa estaba informando sobre cómo deben hacerse las compras de los bienes de primera necesidad de cara a Semana Santa, Gabriel García Juez confesó que el “se da un pirulo” para comprobar si los ciudadanos están cumpliendo bien con las normas de la cuarentena o no, recibiendo la bronca en directo de Prat.

Ahora, el colmo del surrealismo: el periodista Miguel Ángel Ambrosio trataba de informar de la situación de la playa de La Concha, en Donostia, cuando fue agredido por un joven que portaba un palo. Como lo oís.

El reportero inició la conexión en el programa Más Vale Tarde con walkie talkie, en vez de con el micrófono de laSexta, para no llamar la atención entre los cientos de bañistas que permanecían en la playa cuando no se podía. Tal y como explica Ambrosio, la playa a esa hora debería estar vacía ya que el acceso está prohibido desde dos horas antes y dos horas después de la pleamar.

En ese momento, el espacio en la arena queda muy reducido, por lo que el Ayuntamiento optó por esa medida para evitar las aglomeraciones. Sin embargo, el reportero aseguró que no había presencia de la Policía Municipal o la Ertzaintza.

Cuando estaba informando de la situación, un joven en bañador y con un palo en la mano se acercó en actitud amenazante al reportero. “Estamos en directo”, le avisó Ambrosio. Sin embargo, su agresor le replicó a gritos: “Lárgate de aquí, ¿qué haces?, que te vayas, hijo de puta”.

“Es vergonzoso, qué barbaridad, un intento de agresión por tratar de contar lo que está pasando”, exclamó desde el plató Mamen Mendizábal, presentadora del programa. “Es una imagen inaceptable, no podemos hacer otra cosa que denunciarlo. Espero que lo esté viendo la Policía”, lamentó.

El reportero se marchó, pero continuó la agresión. El agresor volvió a acercarse con el palo en la mano y empezó a hostigarle, amenazarle y empujarle de nuevo, ante la mirada de los bañistas. En ese momento, el cámara corrió para ayudar a su compañero, que consiguió arrebatar el palo de las manos de su atacante.

“Ojalá estas imágenes sirvan para identificar al agresor y que los donostiarras no solamente asistan a lo que está ocurriendo…”, comentó la presentadora.

Al acercarse el cámara, Ambrosio le pidió dejar pasar el tema: “Vayamos a otra cosa, esto en directo no, por favor”.

“No te calientes que no te hace falta. Cuánto siento, compañero, que te haya pasado esto en directo porque no representa ni a los donostiarras ni a la mayoría de la población”, le animó Mendizábal.

Posteriormente, Ambrosio explicó lo ocurrido. “Lo que ha sucedido es un malentendido. Estaba preparándome para el directo cuando ha pasado un chico que ha empezado a mirarme con mala cara y a gritarme “¿qué estás haciendo?, estás mirando niños”. Me ha acusado de ser un mirón y le he dicho que estaba trabajando”, relató el reportero.

Por último, el periodista ha querido lanzar un mensaje a favor del oficio: “Somos unos trabajadores más y pedimos el mismo respeto”, dijo.

Y a ti, ¿qué te parece?


Deja un comentario