Comparte la carta que escribió su bisabuelo en 1919, en cuarentena antes de morir de gripe española

Fiona Pepper, una periodista de Australia, compartió este sábado, en un programa de radio, las similitudes que encontró entre lo escrito por su bisabuelo en una carta de septiembre de 1919, durante la pandemia de la gripe española, y lo que el mundo vive durante los últimos meses con la propagación del nuevo coronavirus.

Pepper publicó citas del mensaje de Harry Cole, por entonces un profesor de 29 años infectado con la gripe, quien le escribió a su mujer mientras estaba en cuarentena en un hospital de la ciudad de Geraldton (Australia). En ese momento ya solo pesaba unos 45 kilos y no podía vestirse sin la ayuda de enfermeras. Igual que lo hace ahora el coronavirus, la influenza afectaba el sistema respiratorio y el corazón del contagiado.

“Este es mi primer intento de escribir en más de un mes, así que debes ser considerada. Estoy sentado en la cama, con el abrigo sobre el pijama, con los calcetines y las botas puestos”, le escribía el joven a su esposa.

“Tengo que esforzarme para respirar y temo que mi corazón está muy débil y si esas dos cosas no mejoran habrá poca mejora en mí”, escribía el profesor. “No puedo vestirme solo. No puedo hablar correctamente, si pudiera te llamaría por teléfono y solo puedo caminar unos veinte metros sin cansarme”.

carta gripe

Tal como hoy sucede a muchos, Cole se preocupaba por el personal del hospital. Un día, la enfermera que le atendía no regresó: “Mi querida enfermera, una joven de 22 años que ha sido muy amable y considerada conmigo no vino hoy. Espero que no haya adquirido la enfermedad, pobre niña”.

A pesar de que el hombre temía dejar el hospital y eventualmente sufrir un ataque al corazón sin que los médicos estuvieran cerca, estuvo dispuesto a viajar los 100 kilómetros que lo separaban de su casa para estar con su familia.

“Me temo que he escrito mucho, todo sobre mí. Pero ya sabes dónde están mis pensamientos, contigo, mi querida y con los niños. Sigo siendo tu esposo siempre amoroso, Harry”, terminaba.

Sin embargo, nunca llegó a verlos de nuevo, pues falleció días después de enviar la carta.

La pandemia de la gripe que causó la muerte de Harry Cole cobró la vida de decenas de millones de personas en todo el mundo. La infección se transmitió más entre los jóvenes, y los movimientos de los ejércitos de la Primera Guerra Mundial aportaron a la propagación. El bisabuelo de Pepper no participó en la guerra por ser un objetor de conciencia, por lo cual la periodista considera “irónico” que “el virus propagado por el regreso de las tropas acabara matándolo”.

En 1918, sólo un año antes de escribir esas líneas, se había desatado en todo el mundo la llamada gripe española, una gripe causada por el virus de la influenza. Se llamó así, a pesar de que su origen se situó entre Asia y EE.UU. porque la prensa española, no involucrada en la Primera Guerra Mundial, fue la que más informó y se volcó con esta pandemia, que mató según las fuentes, entre 20 y 40 millones de personas en todo el mundo, muchas de ellas personas adultas y sanas.


Deja un comentario