20 internautas cuentas historias sobre sus zapatos y botas (y algunas situaciones son demasiado familiares)

Cada persona tiene una actitud diferente hacia su calzado. Mientras que quien está literalmente obsesionado con coleccionar zapatillas, otros son capaces de usar un único par durante casi 10 años. Atento a estas historias porque algunas te dejarán boquiabierto… y otras te resultarán demasiado familiares.

“Durante mucho tiempo, mis zapatos de boda y un bolso de mano solitario han estado acumulando polvo. Ahora se encontraron”

Incluso las zapatillas más geniales pueden durar poco

“Me obsequiaron zapatos de una vieja fábrica que estaban tirados en un almacén. Tienen casi 40 años. Tengo miedo de usarlos. Los pondré en el aparador”

“Cuando tenía 9 años, quería unas zapatillas similares, pero mi papá dijo que no. Ahora soy adulto y puedo comprar lo que quiera”

“Nuestra familia lleva 16 años coleccionando zapatillas”

“Compré unas zapatillas exactamente del mismo color que mi gato”

“Compré unas botas de otoño y se rompieron rápidamente. ¡Alto! ¡Si están cosidas! Pero, como ya habrás notado, solo la suela está cosida con hilo”

“Cuando te regala unas Nike nuevas, pero estás demasiado embarazada como para ponértelas tú misma”

Zapatillas de moda bajo la luz ultravioleta

“¡Ella dijo que sí!”

“¡Las pintó mi hija!”

“Fui a la escuela, la universidad y la escuela de posgrado en las pantuflas marrones. Hace poco me regalaron unas nuevas. Las usaré para ir a trabajar”

“Eran tan hermosas que compré un segundo par”

“Mira mis nuevos zapatos con fresas de croché”

Cuando quieres lucir hermosa, pero metes la pata

“Me puse sandalias nuevas para ir a trabajar. Sí, había una leve incomodidad, pero hasta el último momento no presentí ningún problema. Me abrió los ojos mi esposo. Se estaba riendo. Mucho.

Y yo miraba los zapatos desde arriba y pensaba que eran iguales. Lo único que me confundía era el hecho de que un tacón golpeaba fuerte al caminar, y el otro sonaba más amortiguado. Conclusión: verifica la mercancía antes de alejarte de la caja.”

“Mis primeras zapatillas de ciclismo. Dos paseos, y me enamoré perdidamente de ellas”

“Mi hija dominó recientemente elegantes técnicas de atarse los cordones”

“Ahora usaré zapatillas del estilo de Star Wars”

“A menudo encuentro un periquito en mis pantuflas”

“¿Alguien además de mí ata toallas alrededor de los zapatos para hacer botines para limpiar los pisos?”

Y tú, ¿pasas a menudo por una zapatería?


Deja un comentario